Gestión de Residuos Peligrosos

¿Qué es un residuo peligroso?

Se considera como Residuo Peligroso a un residuo o mezcla de residuos que representa peligro para la salud pública y/o efectos adversos al medio ambiente, ya sea directamente o debido a su manejo actual o previsto, como consecuencia de presentar algunas de las características de toxicidad, inflamabilidad, reactividad y corrosividad señaladas en el artículo 11 del DS 148/2003 del Ministerio de Salud, que aprueba el Reglamento Sanitario sobre Manejo de Residuos Peligrosos.

¿Por qué la PUCV genera esta clase de residuos?

En los laboratorios de nuestra Universidad se llevan a cabo labores de investigación, docencia, servicios analíticos y de asistencia técnica. El desarrollo de estas tareas comprende una diversidad de acciones, que dan origen a trabajos experimentales en el campo de las síntesis de productos químicos, preparación de muestras, destilación, procesos de extracción, procedimientos enzimáticos, caracterizaciones físico / químico de compuestos de interés, entre otras acciones propias de cada área.

¿Qué tipo de Residuos Peligrosos genera la PUCV?

-Solventes orgánicos halogenados
-Solventes orgánicos No halogenados
-Soluciones ácidas
-Soluciones con metales pesados
-Soluciones con mezclas complejas
-Soluciones Alcalinas
-Residuos Biológicos (Patológicos, contaminados con sangre, cortopunzantes)
-Residuos inertes (Tubos fluorescentes, pilas. Chatarra Electrónica, plásticos y vidrios contaminados)
-Otros

¿Cómo se gestionan estos residuos?

La Gestión de Residuos Peligrosos (Respel), sean estos sólidos o líquidos, y de residuos biológicos, implica la planificación y definición de los procedimientos al interior de la Universidad, considerando aspectos técnicos, económicos, legales y administrativos que permitan asegurar su buen manejo.

La gestión de los residuos peligrosos incluye los procesos de generación, segregación, movimiento interno, acopio transitorio, recolección, transporte, acopio temporal en bodegas, tratamiento y/o disposición final.

¿Cómo se acopian estos recursos?

  • Puntos de acopio transitorio (una semana):
    Los puntos de acopio transitorio están ubicados en un espacio común y cercano a las unidades generadores de residuos (laboratorios) y, dentro de lo posible, alejados del tránsito asiduo de personas, a fin de resguardar la seguridad de la comunidad universitaria. Dichos espacios cuentan con gabinetes diseñados especialmente para el acopio de estos residuos, que son almacenados en bidones y dispuestos en estantes según su clasificación: solventes, alcalinos, mezclas complejas y ácidos.

    Una vez retirados los residuos del punto de acopio transitorio, se llevarán a la
    Bodega Central de Almacenamiento de Respel, ubicada a un costado del Campus Curauma, espacio diseñado especialmente para permitir el trabajo seguro, facilitar el acceso del personal, las maniobras y operación de recolección de las distintas categorías de residuos almacenadas. Allí permanecerán hasta que la empresa autorizada para ello, retire y traslade la totalidad de los residuos a para su disposición final. El período mínimo establecido para la realización de esta tarea es de, a lo menos, una vez por mes.

     

  • Disposición Final:
    El vehículo encargado del traslado de los residuos desde el almacenamiento temporal de las Bodegas de Residuos Peligrosos, cuenta con todos los requerimientos y exigencias establecidas por la ley. Luego de la carga del vehículo y tras cumplir con el registro de la documentación requerida, el camión de la empresa encargada de la gestión de transporte, saldrá de las instalaciones de Curauma para dirigirse al destino final indicado, haciendo entrega de certificados de “Disposición final”, una vez que realice el retiro de residuos y los disponga de acuerdo a lo requerido por la autoridad sanitaria.