El rector Claudio Elórtegui señaló que “renovamos nuestro compromiso con un desarrollo de la Universidad y del país sustentable”.

La Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, como parte de la Red de Campus Sustentable, suscribió junto a otras destacadas instituciones nacionales el segundo Acuerdo de Producción Limpia Educación Superior Sustentable (APL), instancia que busca dar continuidad al exitoso trabajo desarrollado por las entidades de educación que cumplieron satisfactoriamente los propósitos fijados en su primera versión, de manera de avanzar en la misión de forjar los agentes de cambio que permitan construir una relación armoniosa con la sociedad y el medio ambiente.

En la oportunidad, el rector Claudio Elórtegui felicitó por los logros alcanzados a los distintos actores involucrados en el primer acuerdo, y con relación al próximo paso, señaló que “renovamos nuestro compromiso (…) Hemos avanzado con decisión en un proceso de integración de la sostenibilidad en las distintas áreas del quehacer, como la operación de los campus, de las sedes, la docencia, la investigación, la vinculación, y en su compromiso con el desarrollo sostenible de la región y el país”.

Sobre el trabajo realizado por la PUCV, destacó la creación de un Minor en Sostenibilidad y Cambio Climático, el avance en gestión ambiental con la medición de la huella de carbono y la huella hídrica, la instalación de un sistema de reciclaje en campus y sedes, la incorporación de estándares de construcción sostenible, y la contribución que se ha hecho a los objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.

Asimismo, realzó el aporte realizado por centros especializados en estas materias, como el Centro de Acción Climática y el Núcleo Biotecnología Curauma, y la publicación por 12 años consecutivos del Reporte de Sostenibilidad, basado en estándares GRI.

“Hemos asumido este nuevo desafío con la convicción de que APL nos permitirá seguir consolidando una cultura de sostenibilidad en la PUCV, contribuyendo de esta manera a un país más sostenible en el que el sistema de educación superior ha jugado, y tiene que seguir jugando, un rol fundamental”, concluyó el rector Elórtegui.

EL ROL DE LAS INSTITUCIONES DE EDUCACIÓN SUPERIOR

Javier Naranjo, subsecretario de Medio Ambiente, indicó en la ocasión que “frente a la crisis climática que estamos enfrentando, este Acuerdo de Producción Limpia se torna evidentemente más potente y necesario. Los avances en sus respectivas casas de estudio han sido muy relevantes, y por eso este segundo APL es clave para que los podamos seguir materializando”.

También planteó que es en la academia y en la comunidad universitaria donde “se buscan las soluciones e innovaciones, donde se investiga, donde avanza la ciencia. Son actores extremadamente relevantes en los desafíos que tenemos que enfrentar como país”.

Por su parte, Camila Cortés, jefa de la División de Educación Universitaria de la Subsecretaría de Educación Superior, recordó el éxito del primer acuerdo, que permitió certificar las instalaciones de 13 instituciones, crear 500 asignaturas relacionadas con sustentabilidad que llegaron a más de 21 mil estudiantes, reciclar más de 230 toneladas de residuos y ahorrar más de 170 mil metros cúbicos de agua. Complementariamente, las actividades de extensión en materia de sustentabilidad y producción limpia aumentaron en un 80%, con más de 33 mil beneficiados.

En relación al segundo APL, manifestó que “valoramos que se busque profundizar el avance de las primeras instituciones que adscribieron y la incorporación de nuevas instituciones, especialmente que se sumen aquellas del ámbito técnico profesional (…) Esperamos que se continúe impactando en la vida de los estudiantes y de las comunidades educativas, lo que en definitiva nos permitirá formar a profesionales inmersos en una cultura de gestión sustentable que aporten a nuestra sociedad”.

Finalmente, Nélida Ramírez, presidenta de la Red Campus Sustentable, se refirió al trabajo que se está llevando a cabo para que las instituciones de educación superior lleguen a ser sustentables, “instituciones cuyos procesos formativos generen egresados responsables, ciudadanos cuyas decisiones reflejen un profundo respeto por la humanidad y la naturaleza”.

Explicó que el acuerdo contempla 116 metas y sus respectivas acciones, que tributan a cinco categorías: Gobernanza y Seguimiento, Cultura Sustentable, Academia, Gestión de Campus, y Vinculación con el Medio y Responsabilidad Social.

Dirección General de Vinculación con el Medio